persuasion
Persuasión por Alberto Suárez Ledo
enero 19, 2017
imgen2
No reaccione, negocie por Gustavo Velásquez
enero 19, 2017

La pregunta metódica por Alvaro Benavides La Grecca

pregunta metodic

“Incrementar los niveles y la calidad de la educación es la base para solucionar los graves problemas de inseguridad que agobian a la comunidad” es una afirmación que se hace con mucha frecuencia últimamente en nuestro país, y que, en este caso, muy probablemente ya ha desencadenado una serie de interrogantes en la mente de quien la lea. Esas cuestiones tienen que ser aclaradas por el mismo individuo que la originó. De otra manera, esa aseveración quedaría tan sólo como una respetable opinión.

En el discurso oral ocurre el mismo fenómeno, puesto que las audiencias también se formulan preguntas a partir de los mensajes que escuchan mencionar a los oradores. Preguntas que ellos mismos tienen la obligación de responder a lo largo del contenido todo de la alocución.

Dar inicio a una intervención pública con un mensaje como el que hemos usado de ejemplo, tiene la virtud de despertar el interés y ganarse desde ese mismo momento la atención del auditorio, pero es insuficiente para que quien la escuche quede convencido de que, en efecto, es por esa razón por la cual hoy Venezuela muestra cifras nada envidiables de asesinatos y otros crímenes. Hace falta desarrollar todo un cuerpo argumental, que se base en evidencias firmes y que conduzca el sentido todo del discurso hacia una muy clara conclusión, que debe tener el mismo sentido de la afirmación inicial.

Business conference

La pregunta metódica consiste en construir los contenidos que en su momento transmitirá el orador justamente a partir de la formulación exhaustiva de las innumerables preguntas que él sabe que sus escuchas se van a plantear cuando oigan lo que va a decirles. Respecto del ejemplo que estamos usando, surgen inmediatamente cuestionamientos como: ¿Cuáles son los niveles y la calidad de la educación de que usted habla? ¿Cuáles son los problemas de inseguridad que agobian a la comunidad? ¿Por qué usted los califica como graves? ¿A qué comunidad se refiere usted? ¿Es la educación la única solución para un problema que tiene tantas aristas? ¿De qué clase de educación está usted hablando: cívica, religiosa, científica, deportiva? ¿Y qué dice usted de la pobreza? ¿De los problemas relacionados con el abastecimiento de los alimentos básicos para la familia, en especial para los niños ¿Y de la existencia de incontables armas de fuego en manos de la población civil del país? ¿Es que el hacinamiento y la falta de viviendas no inciden en esto?

Será precisamente de las respuestas concisas, claras y muy bien argumentadas a todas estas preguntas, de donde saldrá todo el cuerpo argumental que el orador desarrollará en su discurso para poder convencer a sus audiencias de que, en efecto, “incrementar los niveles y la calidad de la educación es la base para solucionar los graves problemas de inseguridad que agobian a la comunidad”.

El buen orador debe saber que una de sus tareas es anticiparse para poder llevar a sus escuchas la información que necesitan para que él mismo pueda alcanzar sus objetivos, bien sea de carácter puramente informativos, o que más bien intente provocar reacciones, motivarlos, o convencerlos del valor y la solidez de sus afirmaciones.

cta-horizontal-1

Comments are closed.